Tener glúteos firmes es uno de los más grandes deseos en la lista de las mujeres que comienzan a ejercitarse. Todas las mujeres quieren unos glúteos tonificados y esculpidos.

Esta parte a su vez es un área problemática para muchas mujeres. El cuerpo humano femenino posee muchos depósitos de grasa en esta área y tienen el propósito de alimentar a los hijos recién nacidos.

Estos son cuatro ejercicios para tonificar los glúteos en poco tiempo…

01. La sentadilla

La sentadilla es, por lejos, el mejor ejercicio para fortalecer, tonificar y darle firmeza a los glúteos y caderas. No sólo le da firmeza y tono a tu trasero, sino que es el ejercicio número uno para ejercitar todo el cuerpo en general y construir músculo de calidad.

02. Las estocadas

Las estocadas son otro gran ejercicio para tener unos glúteos firmes y unas piernas tonificadas.

Posicionate con los pies a la altura de los hombros y los pies apuntando hacia adelante. Agarra un par de mancuernas, da un paso hacia adelante y desciende con esa pierna hasta que el muslo esté paralelo al piso, teniendo cuidado de que la rodilla no se pase de la punta del pie. Durante este movimiento mantén la espalda recta, es decir, no te inclines hacia adelante ni hacia atrás. Para ayudarte a mantener el equilibrio empuja con los talones en vez de hacerlo con las puntas de los pies. Vuelve a la posición inicial y repite con la otra pierna.

03. Patadas de glúteos

En posición de “perrito”, con las manos y las rodillas apoyadas en el piso de manera tal que tu tronco esté en una posición paralela al piso. Mantén tu cabeza hacia adelante, luego eleva tu pierna derecha manteniéndola en un ángulo de 90 grados hasta que tu pie esté a una altura superior a tu cabeza y tu pierna quede alineada con tu torso. Contrae el glúteo y luego desciende lentamente para realizar el mismo movimiento con tu pierna izquierda, repite.

04. Bíceps femorales

Este es un gran ejercicio para tonificar y darle firmeza a los muslos y los glúteos. Recostada en la camilla femoral en una posición en la que tu tendón de Aquiles sostenga las almohadillas, flexioná las piernas hasta que los talones choquen con tus glúteos. Cuida de mantener la espalda recta y no levantes la cola cuando realices el encogimiento. Si esto sucede, lo más probable es que estés utilizando demasiado peso.

Cuida la técnica. Esto se extiende a cualquier ejercicio que realices, te ayudará a tonificar y darle firmeza a cualquier músculo que ejercites y evitará posibles lesiones.

Fuente: http://www.tu-cuerpo-ideal.com/